Blog

Detener la reactividad de la correa

Comprender y afrontar la reactividad de la correa: un enfoque integral

Los perros, al igual que los humanos, pueden exhibir una variedad de comportamientos ante determinados estímulos. La reactividad de la correa es uno de esos comportamientos que a menudo deja a los dueños de mascotas sintiéndose abrumados y a sus perros ansiosos. Este artículo tiene como objetivo arrojar luz sobre las causas de la reactividad de la correa, proporcionar estrategias para ayudar a los perros a superar este desafío y analizar el equipo adecuado para el manejo de perros reactivos.



Que causas Correa ¿Reactividad?


La reactividad de la correa es una reacción intensa a estímulos externos, generalmente provocada por la presencia de otros perros, personas u objetos en movimiento. La raíz de este comportamiento suele radicar en dos emociones principales: el miedo o la frustración.

 

La reactividad basada en el miedo ocurre cuando un perro se siente amenazado y no puede escapar debido a la sujeción física de la correa. El instinto natural del perro es huir del peligro, pero cuando esto no es posible, puede recurrir a exhibiciones agresivas como último recurso para disuadir la amenaza percibida.

 

Por otro lado, la reactividad basada en la frustración es una respuesta a la incapacidad del perro para cumplir un deseo, como saludar a otro perro o perseguir un objeto en movimiento. Esto puede provocar arrebatos de ladridos y arremetidas, ya que el perro expresa su frustración de la única manera que sabe.


 

¿Cómo conseguir que su perro deje de reaccionar con la correa?


Abordar la reactividad de la correa requiere un enfoque multifacético que se centre en los desencadenantes emocionales subyacentes. El proceso implica gestión, contracondicionamiento y desensibilización.

 

El manejo implica crear un ambiente seguro para su perro evitando los desencadenantes conocidos y brindándole un entorno tranquilo y controlado. Esto puede significar elegir horarios menos concurridos para caminar o encontrar rutas más tranquilas.

 

El contracondicionamiento es el proceso de cambiar la respuesta emocional del perro al desencadenante. Esto se logra asociando el desencadenante con experiencias positivas, como recompensar a su perro con golosinas o elogios cuando mantiene la calma en presencia del desencadenante.

 

La desensibilización implica exponer gradualmente a su perro al desencadenante a una distancia que no provoque una respuesta reactiva. Con el tiempo, la distancia se reduce y el perro aprende a tolerar la presencia del desencadenante sin reaccionar.


 

¿Qué tipo de correa para un perro reactivo?


Cuando se trata de gestionar la reactividad de la correa, la elección del equipo es crucial. cadenas de estrangulamiento, collares de puntas, y collares de choque No se recomiendan ya que pueden exacerbar el problema y plantear riesgos de seguridad.

 

En cambio, un bien equipado aprovechar Es preferible que se abrochen en el pecho. Este tipo de arnés permite un mejor control y dirección, lo que facilita guiar a su perro lejos de los desencadenantes. Los arneses que se conectan en la parte trasera pueden darle al perro más influencia, lo que no es ideal para un perro reactivo.

 


Los cabestros ofrecen una alternativa para los perros que requieren más control. Estos dispositivos se colocan sobre la nariz del perro y se enganchan detrás de las orejas, proporcionando una forma no punitiva de guiar y controlar los movimientos del perro. Sin embargo, dado que es posible que los perros no estén acostumbrados a usar equipo facial, es necesario un período de desensibilización antes de usar un cabestro.

 

En conclusión, la reactividad de la correa es un comportamiento complejo que requiere comprensión, paciencia y las herramientas adecuadas para abordarlo de manera efectiva. Al centrarse en las causas fundamentales y emplear una combinación de técnicas de manejo, contracondicionamiento y desensibilización, los dueños de mascotas pueden ayudar a sus perros a superar este desafío y disfrutar juntos de paseos más tranquilos. Elegir el equipo adecuado, como por ejemplo un arnés con clip para el pecho o un cabestro para la cabeza, también es clave para controlar y reducir la reactividad de la correa en los perros.

Información básica
  • Año Establecido
    --
  • Tipo de negocio
    --
  • País / Región
    --
  • Industria principal
    --
  • Productos principales
    --
  • Persona jurídica empresarial
    --
  • Empleados Totales
    --
  • Valor de salida anual
    --
  • Mercado de exportación
    --
  • Clientes cooperados
    --

Recommended

Send your inquiry

Envíe su consulta

Elige un idioma diferente
English
العربية
Deutsch
Español
français
italiano
日本語
한국어
Português
русский
Afrikaans
አማርኛ
Azərbaycan
Беларуская
български
বাংলা
Bosanski
Català
Sugbuanon
Corsu
čeština
Cymraeg
dansk
Ελληνικά
Esperanto
Eesti
Euskara
فارسی
Suomi
Frysk
Gaeilgenah
Gàidhlig
Galego
ગુજરાતી
Hausa
Ōlelo Hawaiʻi
हिन्दी
Hmong
Hrvatski
Kreyòl ayisyen
Magyar
հայերեն
bahasa Indonesia
Igbo
Íslenska
עִברִית
Basa Jawa
ქართველი
Қазақ Тілі
ខ្មែរ
ಕನ್ನಡ
Kurdî (Kurmancî)
Кыргызча
Latin
Lëtzebuergesch
ລາວ
lietuvių
latviešu valoda‎
Malagasy
Maori
Македонски
മലയാളം
Монгол
मराठी
Bahasa Melayu
Maltese
ဗမာ
नेपाली
Nederlands
norsk
Chicheŵa
ਪੰਜਾਬੀ
Polski
پښتو
Română
سنڌي
සිංහල
Slovenčina
Slovenščina
Faasamoa
Shona
Af Soomaali
Shqip
Српски
Sesotho
Sundanese
svenska
Kiswahili
தமிழ்
తెలుగు
Точики
ภาษาไทย
Pilipino
Türkçe
Українська
اردو
O'zbek
Tiếng Việt
Xhosa
יידיש
èdè Yorùbá
Zulu
Idioma actual:Español